composta en casa

Escrito por :
Lorena Golarte Meza
Licenciada en Mercadotecnia Internacional y Estudiante de Posgrado en Sustentabilidad.

Hace dos años decidí aprender cómo vivir una vida libre de basura. En este tiempo me he enfrentado a distintos retos. Uno de ellos fue el qué hacer con los desechos orgánicos que generaba en mi casa y empecé a sentir que no estaba bien que metiera las cáscaras de plátano, huesos de aguacate, restos de comida en una bolsa de plástico para que finalmente llegaran a ser contaminación en el relleno sanitario. Mas adelante descubrí que haciendo composta dejaría de generar este tipo de contaminación. ¿Y qué es la composta?, pues les digo: es la descomposición bioquímica de los residuos orgánicos mediante condiciones específicas para transformarlos en tierra fértil y abono para las plantas.  

Emprendí el aprendizaje intentando hacer esta composta en una cubeta, pero nunca apliqué bien el sistema que requería para tratarla y no me salió; también pensé que con darles los residuos sin bolsa a los del camión recolector ya hacía mi parte, pero eso no era suficiente. Tiempo después, descubrí en internet esta forma de hacer la composta en un contenedor hecho con materiales reciclados, vi que no era tan difícil y me animé a hacerlo. Compré una jaba de madera en el mercado Fco. I. Madero y utilicé los empaques Tetrapak que yo tenía en mi casa, solo tuve que abrirlos, lavarlos y posteriormente engraparlos por dentro de la jaba. 

 

Lorena Golarte Meza- Lic. en Mercadotecnia Internacional y Estudiante de Posgrado en Sustentabilidad
Lorena Golares al lado de sus composteras.

Así nació el primer compostero que hice y la aventura de la transformación de los residuos orgánicos. Emocionada y con miedo al mismo tiempo, me atreví. Tenía muchas dudas y de repente perdía la fe, sentía que haría algo en lo que fracasaría, pero dentro de mi existía la posibilidad de aprender, como lo sigo haciendo.

Los elementos principales de la composta son: residuos orgánicos, tierra y hojas secas. El proceso consiste en hacer capas de estos tres elementos y cumplir con las condiciones de temperatura y humedad que requiere, esto se logra tapando el compostero y agregando agua, si es necesario. También hay que revolver periódicamente y observar la transformación para identificar posibles errores, como agregar demasiado cítrico o café, que acidifican la composta. Cada composta será diferente dependiendo cuantas personas hay en el hogar, cantidad de residuos que generan, espacio disponible, ubicación del compostero, etc.

Fueron pasando los días, semanas y pude observar que transformar los residuos orgánicos en tierra fértil para utilizar en plantas, camellones o simplemente regresar a la tierra, no era tan difícil y que lo que yo estaba aprendiendo lo podía compartir a mis conocidos. 

Se calcula que alrededor de 1.3 kg de basura es lo que desecha un mexicano al día, siendo aproximadamente el 52.4% equivalente a los residuos orgánicos. Estos datos me preocupan mucho porque todos los residuos que terminan en el relleno sanitario finalmente los absorbemos los humanos en forma de contaminación por medio del agua, tierra o aire.

Ésta fue mi motivación para hacer mas composteros y que la comunidad pudiera empezar con esta actividad en el hogar que involucra la observación y aprendizaje conforme se va desarrollando. Hacernos cargo de nuestros residuos orgánicos debe convertirse en un hábito como el que adquirimos al “sacar la basura”, no haremos basura mientras no revolvamos los residuos y les demos un correcto manejo.

A la fecha he construido alrededor de cincuenta composteros que han llegado a ser parte de hogares que se atrevieron a dar este paso. Y de esta manera es como estamos transitando hacia estilos de vida mas sustentables para cuidar nuestros recursos naturales y los de futuras generaciones. Es importante tomar decisiones que apunten a lograr un equilibrio entre el desarrollo económico, social y ambiental para que todos podamos disfrutar de espacios naturales limpios y cuidados por la humanidad.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *